Suelos laminados

suelos laminados

   Las lamas que vayan a constituir el entarimado se sujetarán sobre los rastreles por medio de puntas de París. En trabajos rápidos y económicos y que, además, tengan carácter provisional, se pueden clavar estas puntas directamente en la superficie superior del entarimado.

suelos laminados precios

  Este sistema presenta varios inconvenientes, siendo el principal de ellos que deja visible las cabezas de los clavos, lo que afecta a la presentación del pavimento y a su duración, pues siendo el metal más resistente al desgaste que la madera, en un entarimado realizado por tal procedimiento, al cabo de cierto uso, sucederá que el nivel de la madera habrá quedado rebajado, mientras que el claveteado subsistirá en su antigua posición. Las cabezas sobresaldrán, ofrecerán obstáculos al tránsito y al paso de la bayeta y terminarán por salirse de su sitio, lo que debe considerarse inadmisible.

   La manera de efectuar en buenas condiciones esta operación es, clavando las puntas con una inclinación aproximada de 450 respecto al plano, y en la ranura de la hembra, de forma que, al colocar el listón inmediato, la misma empalmadura se encargue de ocultar la cabeza del clavo.

 

Aislamiento del entarimado

suelos laminados baratos

En cualquier caso es conveniente proceder al aislamiento del entarimado. La manera más rápida y práctica consiste en intercalar entre rastrel y rastrel, antes de colocar la tarima, una manta antihumedad, que puede ser un fieltro aislante una capa de espuma de polietileno o cualquier otro material de conocidas características antihumectantes.

Para que la acción aislante sea eficaz, es mejor disponer el material de aislamiento sobre el solado, cubriendo su totalidad, y montar encima los rastreles. Este sistema es también flotante, porque aun cuando las lamas van clavadas sobre los rastreles, estos últimos quedan sin anclar en la solera, ya que descansan sobre la capa de material aislante. Pueden tenerse suelos laminados baratos en cualquier circunstancia si así se desea, pero es cuestión de saber para lo que se usará.

El sistema tradicional, que aún se aplica en algunos lugares. Las tablas se colocan sobre un lecho de asfalto caliente sin dejar ningún hueco. Este sistema tiene la ventaja de que la cara no pulimentada de la madera que está en contacto con el asfalto, queda fuertemente adherida al firme, haciendo de esto un trabajo de suelos laminados.

   Aunque sin irnos tan lejos de los aislamientos de entarimados, podemos tener ideas de lo costoso que puede salir estos al igual que los suelos laminados. Pero no hay que preocuparse, porque los materiales pueden variar, igualmente cambia en la cantidad de material usado, por eso los suelos laminados precios de forma asequible para todas las personas.