Sellado de juntas en la carpintería exterior

sellado de juntas en carpinteriģa exterior

Sellado de juntas en la carpintería exterior

Sellado de juntas en la carpintería exterior

La mayoría del sellado de juntas en la carpintería exterior marcos de puertas y ventanas situadas en la fachada se entrega directamente a los muros; no obstante, los marcos metálicos se acomodan en premarcos de madera. Alrededor de los marcos de las casas recientemente construidas se suelen incluir barreras antihumedad horizontales y verticales con el fin de evitar que el agua se abra paso entre el marco o el premarco y la obra. Pero si estas barreras no se colocan bien y el sellado de juntas en la carpintería exterior, sufren desperfectos durante la construcción (episodio frecuentemente) o; sencillamente, faltan por tratarse de una edificación antigua, puede registrarse la infiltración de agua de lluvia y la formación alrededor de las aberturas de manchas de humedad que se propagarán por las paredes circundantes.

A menudo se intenta tapar este punto débil con masilla tapajuntas para exteriores o con mortero sellado de juntas en la carpintería exterior, pero esta medida casi nunca resulta a la larga, porque los marcos y la fábrica de ladrillo responden a los cambios de temperatura y de humedad con movimientos distintos, de suerte que materiales de sellar tan rígidos como esos se agrietan y el agua entra por estos intersticios sellado de juntas en la carpintería exterior.

Proceso

sellado de juntas en carpinteriģa exterior2

La fase inicial consiste en descarnar y eliminar todo el material que se ha acumulado en las juntas durante las sucesivas intervenciones para tapar los resquicios entre el marco y la obra para el sellado de juntas en la carpintería exterior. Empléese un viejo destornillador o útil semejante y una brocha también vieja, ésta para retirar cualquier residuo suelto de material.

El producto más recomendado para sellar juntas de anchura no superior a 3/8 pulgadas (10 mm) es un mástic inapelmazable para exteriores que se vende en cartuchos acoplables a una pistola especial. Basta accionar el gatillo para que un pistón presione contra la base del cartucho y haga salir la pasta por la boquilla sellado de juntas en la carpintería exterior. Con una cuchilla afilada se corta la tira de pasta un poco más larga que la junta con que ésta se ha tapado más larga  que la junta con que ésta

se ha tapado y se pasa por encima de la yema de un dedo humedecida para asegurar la adherencia y la lisura del acabado.

Las juntas de anchuras mayores a la indicada han de sellarse con una masilla de espuma que se expande al salir del envase sellado de juntas en la carpintería exterior. A este material, aparte de aplicarlo como el anterior, se lo deja endurecer, eliminando el exceso de pasta con una cuchilla afilada. La huella de la reparación se disimula pintándola.