Como reparar chimenea de ladrillo rajada con mortero

reparar chimenea

Reparación de chimeneas

reparar chimenea ladrillo

En relación a la resistencia que en el exterior ofrece una casa ante la intemperie, las chimeneas son por dos causas un punto débil potencial. Al reparar chimenea puede ser rimero, sufrir las consecuencias de una fábrica de ladrillos defectuosa, de fallos en el rejuntado y de un sombrete inseguro, circunstancias más que sobradas para que el agua se infiltre en la construcción y genere humedades en los techos y en los frentes de hogares de dentro de la casa. Y, el segundo, si se tiene en cuenta que el conducto de salida de humos atraviesa la cubierta, la junta entre está y la chimenea ha de ser estanca, pese a que el viento y los años deterioren los bateaguas de protección. Ante todo, realícese una inspección ocular de la chimenea para evaluar que procede hacer. Esta inspección se llevara a cabo la reparacion de chimeneas  desde el suelo y con prismáticos, aunque es mejor que se haga subido a la altura de los aleros sobre una escalera colocada en la posición más cercana a la chimenea. A quien disfrute en las alturas y cuando la configuración de la cubierta lo autorice, le será posible hacer un examen minucioso si tiende una escalera de tejado junto a la chimenea. A quien no, que encargue la tarea a una persona experimentada en tales menesteres.

Proceso

reparacion de chimeneas

Al aficionado al <<hágalo usted mismo>> decidido a realizar por sí mismo la reparación de reparar chimenea ladrillo, se le aconseja valerse de una escalera de tejado y montar entorno a la chimenea con las piezas de una torre una plataforma de trabajo. Haciéndolo así, se dispondrá de una superficie donde almacenar las herramientas y los materiales, y del auxilio de la barandilla y de las tablas de pie. Rechácese la idea de imitar a los profesionales empinándose al tejado directamente; una caída puede significar la muerte.

La reparación se inicia por la parte superior. Si el sombrerete está suelto y la base acaba en pendientes de mortero tiene grietas o faltan trozos, lo primordial será sujetar el sombrerete atándolo a una cuerda. A golpe de maceta y de cincel de boca ancha se elimina todo el mortero antiguo y con uno de cemento y arena., más plastificante, se asienta otra vez el sombrerete. Durante la operación y si fuera necesario, el pie de este se asegurara con lajas de pizarra o fragmentos de fibrocemento: dense pendientes aguas afuera a la base de mortero. A veces. Esta base, aunque en buen estado, tiene una o dos grietas sin importancia: tápense con mastic para exteriores si no se desea emplear mortero.

         La siguiente actuación es comprobar en que condición se hallan las juntas de la fábrica. Descárnese cuanto materiales para reparar chimenea se vea suelto y hágase un rejuntado con mortero de cemento y arena 1:5 respectivamente, perfilando las juntas de forma que escupan el agua. Otórguese mucha atención al filete de mortero que cubre la hilada en vuelo (o saledizo) acusándose en las caras de la chimenea.

         Los bateaguas que contornean la entrega de la chimenea con el faldón del tejado pueden haber perdido agarre o incluso desprendido. De ocurrir así, descárnense las juntas, reponga las cuñas en las rozas  y procédase a un nuevo rejuntado de chimenea rejada o mortero para chimenea  . Las grietas y desgarros se arreglan con mastic bituminoso o pegando un trozo de cinta bateaguas autoadhesiva. Los bores inferiores de los bateaguas que estén levantados se volverán a aplanar contra la superficie de la cubierta presionándolos con un trozo de madera. La fábrica de ladrillo de la chimenea recibirá un acabado  a base de algún sellador hidrófugo de silicona.