Reparación de escapes y reventones.

Reparación de escapes y reventones

La reparación de escapes y reventones incluye desmontar la caldera, el calentador por inmersión o de cualquier otro aparato calentador de agua. Si el escape sucede en lugar próximo a algún accesorio eléctrico, desconectar el interruptor general  y dejar la casa sin fluido eléctrico.

Hasta que el caudal cese, intentar a base de recipientes y trapos controlar el escape. Cuando el escape afecta a la instalación de calefacción, lo primero es desconectar la caldera. Cerrar después la llave de paso del tubo que comunica con el vaso de alimentación-expansión, acoplar una manguera a la boca reparacion-de-fugas-de-gas-e-instalacion-de-tuberias-astm-2418-MLV4587725974_072013-Odel grifo de vaciado de la llave de paso que ocupe el punto más bajo de la instalación y, abriendo ahora esta llave, dejar que el vaciado se haga en la arqueta a pie de bajante o a un colector. Si es un clavo o un tornillo lo que, agujereando un tubo, causa la brusca salida de agua, no conviene quitarlo antes de cerrar el suministro de agua. Cuando con la taladradora se perfore un tubo, se restañará el escape provisionalmente colocando en el orificio un tornillo. Con las medidas anteriores se pretende recuperar el control de la situación para, una vez conseguido, acometer la reparación.

Suponiendo que el reventón, además de ser pequeño, se halle en la zona intermedia del tramo del tubo, cortar a un lado y otro una sección de 20mm de longitud y empalmar los extremos abiertos que resulten con un racor a compresión.

Pero si en vez de un pequeño orificio se tratara de una fisura mayor, cortar la pared afectada y acoplar un trozo nuevo de tubo. El tubo de plástico es muy eficaz en reparaciones de esta clase, pero téngase presente la oblituberiasgatoriedad de conservar la continuidad de la red equipotencial. En la tesitura de que se carezca de los accesorios adecuados,se hará una reparación con cinta aislante de PVC, un fragmento de manguera y otro de alambre resistente. Los escapes que surjan en los racores de compresión se resuelven enroscando bien el tapón roscado o abriendo el racor y enrollando cinta PTFE en el collarín antes de desmontarlo otra vez. En los racores soldados por capilaridad es casi imposible soldar de nuevo la junta por el escape de agua, habida cuenta de que estando mojado el tubo no podría realizarse la soldadura. En consecuencia, lo recomendable es desmontar el racor e instalar otro que sea a compresión.

Se el primero en comentar on "Reparación de escapes y reventones."

Deja un Comentario

Tu Email no será publicado.


*