Rehabilitación de carpintería de Puertas y Ventanas de Madera

Rehabilitacion-de-carpinteria-de-Puertas-y-Ventanas-de-Madera

Al hablar de carpintería son muchos los que dan por sobreentendido que se trata de carpintería de madera. El error se debe, fundamentalmente, a que salvo raras excepciones, las ventanas de madera y puertas balconeras que plantean problemas que deben ser objeto de rehabilitación fueron construidas con madera, el material tradicional que se ha venido utilizando desde hace siglos Y que, hasta hace relativamente pocos años, no tenía competidor válido que pudiera sustituirlo.

Hoy en día, los perfiles que se aplican para montar las estructuras de una ventana o de una puerta balconera, pueden ser de madera, metálicas o de material plástico, dando lugar a prefabricados de diferentes características. Si se trata de cambiar un elemento viejo por otro nuevo, cabe la posibilidad de cambiar igualmente el material estructural, por lo que resulta conveniente conocer las especificaciones técnicas de cada uno de ellos, sus ventajas e inconvenientes y el tratamiento idóneo para su mantenimiento.

Carpintería de puertas y ventanas de madera

En determinados medios del sector se advierte, actualmente, la tendencia a considerar la madera como un material demasiado vulnerable, para estar en permanente exposición a la intemperie, sujeto a las inclemencias atmosféricas: y tanto ventanas como puertas halconeras se hallan en íntimo contacto con el ambiente exterior. Se trata de un producto natural que, indudablemente, ofrece grandes ventajas en su aplicación: puede ser trabajado y transformado de una manera sencilla, presentando una relación muy favorable entre peso, tamaño y resistencia; ofrece características acusadas en cuanto a su capacidad de aislamiento termo- acústico; incluso en condiciones desfavorables tiene una durabilidad altamente interesante; y es agradable al tacto y a la vista. Además, es un material que desde el punto de vista ecológico no tiene comparación con ningún otro de los que se utilizan en construcción: la materia prima se renueva y reproduce de forma natural, su transformación y manipulado no generan polución ni desperdicios pasivos…

Pero, al mismo tiempo, puede ser acusado de ofrecer ciertos inconvenientes. Así, su facilidad para absorber el agua y retener humedades, lo que provoca su rehinchamiento. Puede ser atacado por algunas especies anima­les y vegetales dañinas, capaces de destruirla.

Expuesta a la acción solar, recibe los efectos de las radiaciones ultravioleta, que alteran su naturaleza resecándola y favorecen la aparición de fisuras y grietas que a su vez, se convierten en fáciles vías de penetración para el agua y la infiltración de humedades, con lo que se acelera el proceso degenerativo iniciado.

Igualmente se cuestiona la protección encomendada a los revestimientos de pintura, cuya eficacia, consideran los críticos, se halla en función de la benignidad de los ataques climatológicos. En cualquier caso, la vida de una película protectora de pintura o barniz es más bien corta, con lo que se obliga a una constante y costosa labor de mantenimiento. Se aducen como pruebas definitivas el hecho de que en la rehabilitación de ventanas y puerta s halconeras debe actuarse, salvo muy raras excepciones, sobre elementos de madera ya viejos, en mal estado de conservación o totalmente arruinados.

Este último argumento peca un tanto de ingenuidad. Debe aceptarse como cierto que la acción rehabilitadora se ejerce, mayoritariamente, en puertas y ventanas de madera, pero no a causa de que este material sea menos durable que otros, sino debido a que la rehabilitación actúa casi exclusivamente en la renovación de construcciones antiguas, y en su época no existía otra carpintería que la de madera. No sabemos todavía lo que ocurrirá con la carpintería metálica o la de plástico, cuando hayan sobrepasado los cien años de su instalación en un edificio. Y por otra parte, son muchas las casas habitadas que hace tiempo doblaron esta cifra y conservan todavía en buen estado de conservación no sólo sus ventanas Y puertas halconeras,  sino también su viguería, su pavimento entarimado Y sus revestimientos de madera.

Por consiguiente, está fuera de toda duda la resistencia y durabilidad de la madera, especialmente cuando ha sido oportunamente tratada. Las deformaciones que pueda experimentar este material con el paso del tiempo, su pérdida de elasticidad, la reducción de sus cualidades intrínsecas, son defectos imputables casi siempre a fallos de tratamiento primero y de entretenimiento  después.

Deja un Comentario

Tu Email no será publicado.


*