Hormigón decorativo

hormigón decorativo

   Se ha comprobado con creces, que por sus características físicas, los moldeados de hormigón reúnen unas condiciones de dureza y resistencia que los hace especialmente aptos para pavimentos al aire libre, además de ser un material económico. Pero, a pesar de ello, su empleo no se ha generalizado como en un principio se había creído, posiblemente debido a que el acabado de hormigón, ni por su textura ni por su color, ha sido considerado como un material decorativo. Esto ha limitado hasta ahora, y de manera notable, su campo de actuación, que había quedado circunscrito a vías públicas, edificios industriales y ciertos sectores de parques y jardines.

   Pero esa actitud ha cambiado; algunos de los factores que han propiciado ese cambio son los que están basados en los últimos avances que ha experimentado la tecnología del hormigón. Lo más importantes se exponen a continuación:

  • La utilización de aditivos colorantes o capa teñida superficial capaces de dar a la masa de hormigón tonos atractivos y permanentes, distintos al clásico gris.
  • La incorporación de novísimas técnicas para i
    • imprimir in situ, sobre la masa de hormigón todavía fresca, superficies de textura imitativas de efectivo alcance visual, de manera que el tendido de hormigón tenga la presencia de otros materiales considerados nobles

    Ha influido asimismo, en la aceptación y desarrollo del hormigón decorativo, el encarecimiento de los materiales de pavimentación y, especialmente, el de la mano de obra especializada, lo que ha forzado a la búsqueda de materiales de sustitución que ofrezcan ventajas sobre los sistemas tradicionales conocidos. El hormigón es idóneo para admitir toda clase de imitaciones que, si han sido bien realizadas, deben considerarse un acierto de la técnica de este material.

    Los pavimentos decorativos de hormigón ofrecen la dureza y resistencia propias del material básico componente, unidas ambas propiedades a un bajo coste de mantenimiento y a un precio muy interesante. Por ello, desde su introducción en el mercado español, a principios los años noventa, se viene observando cómo crece el índice de su aceptación. La aplicación de pavimentos decorativos de hormigón es muy corriente en urbanizaciones y zonas residenciales, por lo que puede decirse que los prefabricados de hormigón han dejado de ser ya patrimonio exclusivo de fábricas y talleres, de complejos industriales y de vías ciudadanas. Empezamos, pues, en nuestro país, a seguir las directrices que señalan en este campo los Estados Unidos, que desde los inicios de los años sesenta han hecho que este material sea uno de los más solicitados por instaladores y proyectistas de decoración.

    La climatología ha influido también en el desarrollo de estos productos, ya que la correcta instalación de un pavimento de este tipo requiere pocas lluvias, nada de nieve y soleamiento durante el período de trabajo. Por ello, en Norteamérica son los estados de California, de Texas y de Florida los que están a la cabeza en la aplicación de este tipo de material, y mucho menos los estados del norte.

    Algo parecido puede decirse respecto a la introducción del hormigón decorativo en los mercados europeos. Los países mediterráneos, Italia, Grecia, el sur de Francia, España y Portugal tienen un futuro prometedor en la adopción del hormigón decorativo para suelos. No ocurrirá lo mismo en los países centroeuropeos, y menos aún en los nórdicos, en los que existirán más reticencias y menos posibilidades para su aplicación.

    Las condiciones básicas

  • hormigón decorativoFundamentalmente, los pavimentos de hormigon decorativo deberán basar su eficacia tanto en el diseño como en la ejecución de la obra.El diseño es importantísimo. Supone idear un pavimento sugestivo, que se aparte de los modelos corrientes; pero la idea puede referirse exclusivamente a la textura, como la combinación de colores, cuando no ambos objetivos combinados. Veamos algunos ejemplos:

    Por medio de la impresión sobre la superficie de hormigón y del teñido, se ha obtenido una perfecta imitación de un pavimento de losas de pizarra negro azulado. Esto es diseño; pero también lo es el modelo de un pavimento de adoquines de hormigón de dos colores: gris y blanco. Con estos moldeados e ingenio, se han montado las ondulaciones que se advierten en la fotografía, que se apartan de la clásica monotonía monocroma de los adoquinados tradicionales.

    Asimismo, el diseño puede residir en la colocación de las piezas componentes del pavimento, para formar dibujos más o menos caprichosos con las líneas de las juntas.

    En lo que se refiere a la ejecución de la obra, un pavimento de hormigón decorativo se basará en cinco factores: la correcta dosificación del hormigón, la calidad de los materiales componentes, el esfuerzo interior de las piezas, el uso de herramientas adecuadas y la especialización de la mano de obra que intervenga en la colocación.

    Respecto a la dosificación, para tránsito peatonal ligero se recomiendan pavimentos con resistencias mínimas de 210 kg/cm2, aunque será preferible aumenta ese mínimo a un valor de 225 kg/cm2, o un contenido de 275 kg de cemento decorativo para suelos por m3 de hormigón.

    El refuerzo del hormigón suele encomendarse a mallas metálicas ele

Comments are closed.