Hermetismo de puertas y ventanas

Hermetismo de puertas y ventanas

Hermetismo de puertas y ventanas

Hermetismo de puertas y ventanas1

El hermetismo de puertas y ventanas en lo que al aislamiento de una casa concierne, que, en caso de recibir la atención que merece y de actuar en consecuencia, se reflejará en una disminución de las pérdidas térmicas y en un aumento de las condiciones de confort en la casa, a costa de una inversión económica mínima. No obstante, existe una palabra de alerta: ventilación. Evítese caer en un hermetismo desorbitado o se producirán condensaciones en la casa y fallos de funcionamiento de las calderas y aparatos de calefacción.

Es ocioso indicar que el origen de las peores penetraciones de aire está en las puertas y ventanas   que no ajustan correctamente. Un intersticio de 1/8” (3 mm) de ancho en el perímetro de la puerta principal de entrada equivale a un agujero cuadrado de 2” 11, 25 mm) de lado, abierto en la fachada entera de la casa. No cuesta imaginar la corriente de aire que por semejante boca podría entrar en el interior. Por tanto, es un error infravalorar la importancia que tiene el hermetismo de todas las aberturas que posea una casa al exterior, sin excluir los umbrales de las puertas.

Estas observaciones son también de aplicación a las ventanas y aquí merecen especial mención las ventanas de guillotina que no ajustan al marco en su favor de su buen funcionamiento, pero en detrimento de su hermetismo ante el aire. También hay que puntualizar que las ventanas de hojas abatibles son casi criticables como las anteriores y en particular si por deformaciones de la madera las hojas no encajan bien en los galces de los cercos.

Proceso: puertas exteriores

La junta perimetral que dejan las hojas de las puertas y de las ventanas se cierra al paso del aire con espuma autoadhesiva y con tiras en V. Sin embargo, se obtiene resultados mucho mejores colocando en los cantos de la puerta una escobilla, o similar, adaptada a una montura metálica o de plástico que, al cerrar la hoja, queda comprimida entre ésta y el cerco. Este modelo de burlete es compatible con todas las aberturas de la casa al exterior, con la salvedad de que la montura se coloca por dentro en vez de por fuera del marco. En las puertas correderas se emplearán también los burletes de cepillo o escobilla.

Hermetismo de puertas

Hermetismo de puertas y ventanas2

El   hermetismo de puertas y ventanas en este caso las  puertas que disponen de un escupidor en el umbral, de una superficie de suelo lisa y horizontal, prestan un servicio excelente los plintos automáticos con cepillo o escobilla que se levantan al abrir y bajan al cerrar. Si el suelo está un poco por debajo del escupidor, el plinto puede ser fijo, se cortan a la largura adecuada y se atornillan o clavan en el borde inferior de la cara interna de la puerta. Todavía existe un tercer modelo, el que va provisto de resorte y, además, de una pequeña chapa de cerradura sujeta al marco que obliga al burlete a elevarse cuando la puerta se abre.

         La alternativa a estos dispositivos viene en forma de tira instalada en el escupidor de la puerta que posee un burlete flexible que se comprime contra el canto inferior de la puerta cuando ésta se cierra. Tal vez ocurra con este modelo que la hoja deba desmontarse para cepillar el canto con objeto de mejorar hermetismo. Sin embargo, la efectividad máxima se logra con los modelos de dos piezas; una es la tira foja al suelo en la posición en la cara externa y en los bajos de la hoja de la puerta, que cerrándose está se solapa a la primera y proporcionan entre ambos un burlete hermético al aire y estanco al agua.

Las hojas de las puertas que disponen de galce perimetral y que se abaten contra un escupidor instalado en el umbral pueden hacerse más impenetrables al aire si se coloca a lo largo de todo el galce un burlete del modelo que actúa a compresión. Ésta es mejor solución que colocar el burlete en la cara interna de escupidor, donde se le expone al desgaste y deterioro que le cause el paso de las personas.

Buzones y ojos de cerradura

Las dos últimas zonas que precisan atención son las ranuras de los buzones y los ojos de las cerraduras embutidas.

En la ranura del buzón se monta una aleta abatible, un burlete tipo escobilla o un dispositivo donde se combinen estos dos modelos; el burlete tipo escobilla tiene la ventaja de cerrar el paso a los vientos más intensos.

El ojo de la cerradura se bloquea mediante un escudo de bocallave. Existe a la vena gran variedad de escudo de bocallave y de estilos muy diversos, con el propósito de que pueda instalarse uno que haga juego con las características de la puerta y su hermetismo de puertas y ventanas.

Proceso: ventanas abatibles

El burlete que a menor precio rinde mejor en las ventanas abatibles de madera, en lo tocante a impedir la entrada de aire dentro de la casa, es el modelo autoadhesivo que actúa por compresión. Se pega en la cara del galce donde se entrega la hoja de la ventana cuando se cierra excepto en el lateral que tiene los goznes, pues ahí debe pegarse en el lado del galce para que sea el canto de la hoja lo que comprima. Desde aquellas espumas de veinte años atrás que se desmenuzaban solas hasta los productos de la actualidad se ha recorrido un buen trecho. Ahora predominan las espumas de PVC o de monómero de etileno propileno dieno, con perfiles denominados E, P y K, debido a que sus respectivas secciones semejan el contorno de esas letras.

Otro modelo de burlete a compresión, adecuado como el hermetismo de puertas y ventanas anteriores para ventanas de madera y de colocación sencilla, es una banda metálica o de plástico en forma de V que se clava o se pega al galce de modo que la parte superior de la sección queda  comprimida cuando la ventana está cerrada. El modelo metálico tiene cantos muy agudos y el de plástico suele quebrarse con el uso, pero en general ambos ofrecen una alternativa duradera al modelo autoadhesivo.

Análogo al que se utiliza en las puertas y también más caro es el modelo de burlete con cepillo. El hermetismo de puertas y ventanas es compatible con cualquier tipo de ventana, pero resulta apropiado sobre todo para las de guillotina y las metálicas correderas.

Los burletes autoadhesivos de espuma no puedes usarse en ventanas metálicas debido al perfecto ajuste de los marcos. En su lugar debe utilizarse alguna masilla de silicona. Con la ventana abierta se aplica la masilla a pistola a lo largo del galce de cerco. Después se coloca en la cara interior del marco de la hoja una cinta de baja adherencia y se cierra la ventana, para que la masilla, al ser comprimida por la hoja, se acomode  y rellene todos los recovecos. Al cabo de veinticuatro horas se abre la ventana, se arranca la cinta y se elimina la masilla que puede sobrar.

Proceso: ventanas de guillotina

El hermetismo de puertas y ventanas paso del aire de las ventanas de guillotina se logra gracias a tres tipos de burletes. Con el primero, que puede ser cualquiera compresión de los utilizados en las ventanas abatibles, se sella la junta entre los travesaños superiores e inferiores de las hojas con el dintel y el escupidor del cerco. Con hoja con el dintel y el escupidor del cerco. Con el segundo, un burlete de cepillo o escobilla con montura metálica de plástico colocado en la cara interna del escupidor, se cierra la junta de está con su homóloga del travesaño  inferior. El mismo tipo de burlete se usa para solucionar la junta equivalente, pero externa, entre el dintel y el travesaño superior, con la diferencia de que aquí es preferible colocar el modelo con escobilla, pues la lluvia puede mojar las cerdas del cepillo y anular prácticamente su eficacia. Y con el tercero y último, un burlete en V pegado a una hoja o un burlete de cepillo clavado en las dos, se resuelve el hermetismo de la junta entre los travesaños intermedios de tope.

El modo de que una ventana corredera sea hermética es dotar a los largueros del marco de burletes a compresión y al escupidor y dintel de burletes con cepillo.

Sugerencias:

El hermetismo de puertas y ventanas que se mantengan siempre cerradas en invierno se sellan inyectando masilla de silicona en la junta dl marco de la hoja con el cerco. Al llegar el buen tiempo la masilla se arranca sin dificultad.

Se el primero en comentar on "Hermetismo de puertas y ventanas"

Deja un Comentario

Tu Email no será publicado.


*