Colocación de platos de ducha.

Colocación de platos de ducha

La colocación de platos de ducha es un elemento indispensable al hablar de reformas, exceptuando los casos en que la ducha se instala en la bañera, para ello, será necesario disponer de un plato de ducha y de alguna clase de cerramiento que bien puede realizarlo el mismo usuario o comprar un modelo prefabricado de fácil montaje. En relación a esta segunda solución hay que observar la conveniencia de adquirir el plato y la mampara de la ducha comprobando que sean compatibles, condición en la que no debe pensarse cuando la idea es plato_ducha_a_rashacer uno mismo un cubículo a medida. Los platos de ducha se fabrican de porcelana, cerámica y de plástico. Optar por la colocación de platos de ducha de plástico con acrílicos (más baratos), y de plástico armado con fibra de vidrio (GPR-más caro). Los modelos más sencillos son de planta cuadrada con lados que van de 600 a 900mm; también hay otros más sofisticados. Los platos de plástico tienen menor peso y, con mucha frecuencia, pies regulables que facilitan la instalación u la nivelación; los platos cerámicos son desde luego más pesados, pero dan la sensación de ser más resistentes que los otros. La altura de la mayor parte de los modelos es de 150mm y el desagüe, tiene un diámetro en torno a 50mm (2 pulgadas).

Proceso para colocar un plato de ducha.

hqdefaultDeterminar desde un principio el trazado que seguirá el tubo de desagüe hasta el bajante, pues esta circunstancia influirá en la altura a la que se coloque el plato de la ducha. El tubo exige para desaguar bien tener una leve pendiente; como orientación considérese 3m (10 pies) la distancia de recorrido que es aconsejable no superar; pero si esto ocurre, debe instalarse un sifón cuando el tubo de desagüe esté seco.  El tubo de desagüe irá a parar al buzón del bajante, a la arqueta de pie de bajante o a un bajante. A raíz de estas observaciones se sabrá si el plato de ducha se instala directamente sobre el suelo o si es preciso apoyarlo encima de una base -siendo esto lo más seguro. La base para los platos de ducha de plástico se construye con tablas recias de madera y para los cerámicos se hace de obra; no obstante, en ambos casos conviene prever un registro de acceso al sifón para limpiarlo cuando se emboza con cabellos -situación habitual en las duchas– y crear un escalón que haga más cómoda la entrada.

Comprobar que la base forma una estructura que esté a nivel pues, de estarlo, no será necesario manipular los pies regulables del plato.

La colocación del plato de ducha se inicia montando la salida del desagüe y conectándola con el sifón bajo el plato y, por ende, empotrado en el suelo. Colocar el plato en su posición y manejar los pies regulables, si los tiene, para nivelarlo. Estos modelos de platos de ducha incluyen paneles laterales que se sujetan con grapas; algunos modelos de plástico suelen incorporar bridas  de sujeción al suelo con tornillos que soportan el plato y los paneles. Los platos cerámicos no requieren fijaciones. Una vez colocado el plato de ducha, solo queda realizar la conexión del tubo de desagüe para acabar el montaje de la cabina o con la construcción del cubículo.  Si el tramo que recorre este tubo es largo conviene incluir un tapón roscado de des-obstrucción en las proximidades de uno de los extremos que simplifique las labores de limpieza cuando se atasquen, obviando desmontar la instalación.