Como aislar paredes con aislamiento acustico

Aislamiento acústico

Aislamiento acústico

Los ruidos que penetran la casa a través de las paredes medianeras, procedentes de las viviendas contiguas, son la fuente más importante de conflicto entre los vecinos; si la situación se agrava en las casas modernas debido a los métodos de construcción ligera que se utilizan para levantarlas. Pese a la existencia de una normativa que vela por que los materiales y las prácticas constructivas mejoren las condiciones acústicas en la edificación, en muchas viviendas existentes la sola manera de conseguirlo es merced a medidas adicionales de aislamiento acustico.

Proceso: paredes medianeras

aislante acustico

La mejora más significativa se puede obtener colocando un material aislante en la zona ruidosa de la pared, de modo que si los vecinos tienen la televisión o la cadena musical en funcionamiento, vale la pena ir a verles (si aún se hablan con ellos) y preguntarles si se presentarían a recubrir si pared con algún material absorbente del sonido como por ejemplo, corcho o losetas acústicas, apuntándoles la posibilidad de compartir gastos.

         Ante una respuesta negativa, el problema se abordara desde la propia vivienda, empezando por inspeccionar la pared, ya que por la cualquier grieta que tenga entran los ruidos. De darse, estos pormenores se localizaran preferentemente en el desván a cauda de rejuntados defectuosos y de ausencia que cierre esas vías de penetración. Así pues, y de ser necesario, se rejunta la pared y se tiene una capa delgada de enlucido en todo el paramento así  realizar el aislante acustico.

         La siguiente operación para aislar paredes o aislamiento acústico es. levantar las tablas del entarimado de madera contiguas a la medianera, y muy especialmente las que coincidan con las vigas que se apoyen en la misma, en búsqueda y localización de posibles huecos. Los huecos existentes entre el envigado y la fábrica se tapan con mortero, al igual que las grietas que se descubran. Las fisuras e intersticios entre paredes y falsos techos y de zócalos con suelos se sellan con algún mastic  inapelmazable de esta forma realizar paneles acusticos.

         Puede ocurrir que con estas medidas no se consiga una mejora ostensible; entonces, se tomarán otras más radicales. Una de ellas, la de mejor rendimiento, es levantar una divisoria con cámara de aire intermedia que reduzca la transmisión del sonido.

         La divisora se construye con pies derechos de madera de 3 x 2 (75 x 50 mm) de sección, colocadas cada 2’ (600 mm) de distancia, que se entreguen superior e inferiormente a otros dos que hacen de carrera y solera. Esta estructura deja entre su cara interna y la superficie de la medianera una cámara de aire que se rellena con mantas de fibra de vidrio de 4” (100 mm) de espesor. La cara externa se recubre con gruesos de cartón- yeso de ½” (13mm) de espesor rompiendo juntas, del tiempo que tiene borde a bisel para poder así solapar los cantos. Las juntas de la capa superior se ribetean con cinta adhesiva y se rellenan con masilla hasta obtener una superficie continua y lisa. Las operaciones de acabado serán la colocación de nuevos zócalos  que armonicen con los originales y el sellado con mastic de las juntas que pueden haberse formado entre las superficies de la pared y del falso techo.

La construcción de una divisoria de este género acarreara, sin duda alguna, molestias e incomodidades y la pérdida de un poco de superficie útil, pero supondrá, a ciencia cierta, una disminución sustancial de la transmisión acústica a cambio de una inversión económica razonable.

Proceso: suelos

paneles acusticos

En raras ocasiones el ruido que se transmite a través de los suelos de las casas pasa a ser problema; sin embargo, puede llegar a serlo en las edificaciones que se reforman para hacer pisos.

         La solución ideal para aislar acústicamente un suelo es la creación de un pavimento flotante. Esto significa construir un suelo separado del original por una capa ininterrumpida de fibra de vidrio o por una manta de lana mineral. Dos son las modalidades de suelos que pueden así construirse; en la primera hay que levantar las tablas de madera existentes y tender encima de las vigas la manta aislante.

A continuación, y en las caras superiores de las vigas se colocan listones de sección cuadrada y 2” (50 mm) de grueso cada una de tableros que constituirán el nuevo suelo. Los bordes de la manta aislante se doblaran para intercalarla entre las superficies de las paredes y los cantos del suelo de madera, que dando al final oculto tras zócalos.

En la segunda, modalidad de ejecución más sencilla que reduce menos que la anterior la altura libre interior de la habitación, la manta se extiende sobre las tablas existentes de madera y sobre ella se coloca un nuevo entarimado de tablero o de contrachapado de ¾” (200 mm) de grueso. La manta aislante recibe en sus bordes la misma manipulación que antes, a fin de que el nuevo suelo esté aislado del resto de la construcción.

Proceso: ventanas

Las ventanas son un punto débil que se solventa con la instalación en las mismas de acristalamientos dobles. Son recomendables los modelos de hojas abatibles o correderas por facilitar la ventilación interior; de todas maneras, el acristalamiento doble que se mencionó al tratar de aislamiento térmico es compatible aquí, con la salvedad de que entre las nuevas hojas de vidrio y la carpintería exterior existente han de mediar entre 6 y 8 (150 y 200 mm9, además de que esta no sólo se mantendrá cerrada sino que será hermética a las corrientes de aire. A mayor abundamiento, las jambas, sofito y antepecho de la abertura deben revestirse con loseta acústica.

Deja un Comentario

Tu Email no será publicado.


*